¿Para quién tocamos los músicos? Es momento de conocer a tu público.

¿Para quién tocamos los músicos? ¿Quién es realmente nuestro público? Estas son solo algunas preguntas que muchas veces quedan a la deriva de las circunstancias. Esto es, que pensamos que puede asistir cualquier persona a nuestro concierto, academia,  presentación, o adquirir nuestros productos. O también, pensamos que el público o audiencia es algo que es muy difícil de controlar y de predecir. ¿Qué tanto escapa de nuestras manos la idea anterior?

Muchas veces no caemos en la cuenta de que nosotros podemos llenar ese hueco con el público que nosotros escojamos que sea afín a nuestra propuesta musical. Ya que cuando de nuestro público o audiencia se refiere, muchas veces matar moscas con escopetas no es la mejor solución. Antes, los medios masivos como la televisión o la radio se encargaban de ello, pero ya no es así en el mundo de hoy.

Entremos en materia. 

Ser selectivo con nuestro público es como saber a quién vamos a invitar a nuestra fiesta de cumpleaños. Tu propuesta o proyecto musical, por muy novedosa que sea, va a atender a un determinado sector del mercado. Aquel al que le vamos a ofrecer nuestra propuesta artística, o también la va a adquirir en un futuro. Nuestro mercado es el que va a consumir de manera consciente nuestra propuesta porque se le ha generado una necesidad a satisfacer. Dejar estos conceptos a la deriva nos puede dejar de lado con otras propuestas más valiosas en el mercado y nuestros esfuerzos serán en vano.

El dominar el o los nichos de mercado de nuestra propuesta musical hará que más gente consuma nuestro producto o servicio, y lo más importante, hará que fidelizamos a nuestro mercado a largo plazo. En otras palabras, que nuestros clientes sigan consumiendo  a lo largo del tiempo. 

En un mundo tan diverso como el de hoy, el pensar inmediatamente en abarcar un segmento muy grande hará que nos desgastemos tanto económica como anímicamente. Con un mercado globalizado, las personas pueden tener gustos muy distintos, y hay que agrupar los que tienen características parecidas a lo que tú estás ofreciendo. Así, poco a poco podemos definir y delimitar nuestro segmento de mercado en lo que se llama público objetivo

No está demás recordar que nuestro proyecto musical tiene que contener una propuesta de calidad, para poder trabajar sobre los conceptos que trataremos a continuación en este blog. Lo que estamos haciendo ahora es el inicio de nuestra estrategia de marketing, que es el conjunto de actividades para dar a conocer nuestro producto o servicio.  Una vez definido esto, vamos a comenzar con lo primero, que es, definir qué es lo que hacemos, qué vamos a ofrecer a nuestro público o audiencia, y cómo vamos a diferenciarnos del resto.

Te invito a leer mi blog anterior sobre: ¡No esperes más! Invierte en la mejor escuela de música.

El músico que vivía de los aplausos.

¿Qué es lo que ofrecemos a nuestro público? ¿Cuál es nuestro producto o servicio en la música? 

Piensa en tu actividad musical, aquella que amas y te apasiona hacer.  Desde dar conciertos en vivo, ser instrumentista de una banda, ser cantautor, compositor, productor, arreglista, editor, maestro de música, o alguna otra cosa relacionada con la música. Cualquier actividad cuyo objetivo es generar valor, representa un producto o servicio por sí mismo. Definir lo que hacemos es solo el primer paso para segmentar nuestro público objetivo. 

Ahora, mientras más músicos haya haciendo nuestra actividad, bajará la demanda de lo que hacemos. Entonces, tenemos que tener elementos importantes para diferenciarnos del resto de nuestros competidores. Quiero preguntarte, ¿es posible hacer las cosas -sino distintas- sí con giro innovador de tu producto o servicio?  Es por eso que hay que ser muy observadores de qué consume y cómo lo consume nuestro público objetivo, y qué coyuntura o necesidad podemos cubrir con nuestra actividad musical

Elemento Diferenciador. 

 

Conoce las necesidades de tu público.

Para tener en cuenta nuestro elemento diferenciador es importante conocer a detalle las necesidades específicas de nuestro público. Es conocer qué es lo que la gente está buscando o espera de lo que ofrecemos. También puede ser aquello que otros han pasado desapercibido, o que no han atendido eficientemente. Es importante que te conviertas en un buen observador y que distingas los nichos de oportunidad, y con base a ello, realizar un sistema eficiente de marketing para atraer clientes.  A lo que voy es que no necesariamente hay que encontrar el hilo negro, sino darle un giro novedoso a lo que ya existe.

Para que sea más fácil encontrar tu elemento diferenciador  te ofrezco algunos ejemplos: 

Fíjate en tu competencia:

  • De qué se quejan los clientes cuando reciben determinados productos o servicios musicales.
  • Qué buscan las personas al momento de pedir informes sobre academias o escuela de música. 
  • ¿Qué sientes que puedas añadir en tu oferta que otros no tienen? ¿algún producto o servicio nuevo?
  • ¿Habrá productos o servicios que puedas vender en conjunto en paquete a un mejor precio?
  • ¿Qué hábitos e intereses tienen los consumidores de música? (Detallado más adelante)

Para esto puedes valerte de:

  •  La utilización de medios digitales.
  • Elaboración de cursos de música presenciales o virtuales
  • Promociones y descuentos.
  • Paquetes a buen precio.
  • Calidad en el servicio.
  • Calidad en la propuesta.
  • Precio del mercado.
  • Creación de contenido: blogs, libros, vídeos, imágenes, infografías, etc. 
  • Hacerte un experto o referencia en el tema de la música

¿Para quién tocamos los músicos?

Una vez definido nuestro producto con su elemento diferenciador, podemos retomar la pregunta con la que comenzamos este blog. Ya tenemos bien definido el producto o servicio que ofrecemos y el elemento diferenciador de oportunidad que hemos escogido. Ahora, lo importante es delimitar nuestro público al que vamos a ofrecer nuestra oferta, a la audiencia que es afín a nuestra actividad. Nuestro público objetivo

Segmentación de mercado.

 

Para ayudarte un poco en tu búsqueda, vamos a segmentar a tu público al que vas a ofrecer tu proyecto musical. Para ello, lo vamos a delimitar en los siguientes rubros con sus características determinadas.  

    • Hábitos de consumo de tu público. Los hábitos de consumo de tu público musical están orientados al cómo consume música una determinada sociedad. Música por streaming, suscripciones a Spotify o Youtube Music, música en vivo, o empresas discográficas, productoras, estudios de grabación, etc. Así como todo lo que esté relacionado a ello.
    •  Intereses, gustos, o puntos de congregación. Tú público tiene ciertas prioridades, ¿donde se reúne para escuchar música? ¿Qué gustos tiene al momento de hacer sus actividades? ¿Tu público va a escuelas, colegios y actividades extraescolares? ¿Frecuenta tu público algún sitio en especial?
  • Preferencias: Unas cosas por otras. Tu público prefiere cierta música que otra que va a consumir. Esto se puede dar tanto por sus gustos, como su posición económica y estrato social. 
  • Demografía: ¿Tu propuesta musical está orientada a un lugar geográfico determinado? Esto puede ser una escuela de música o alguna expresión artística regional como el mariachi.
  • Poder adquisitivo: ¿Tu oferta artística la puede consumir cualquiera o será un producto más selectivo?
  • Cultura. ¿Tu propuesta trasciende culturas? Por ejemplo, el rock en inglés trasciende las barreras del idioma. ¿Tu público te podrá escuchar en otras latitudes?

¿Cómo podemos saber información sobre nuestro público?

Es importante hacer una investigación de campo sobre nuestro público. Preguntar en empresas o autónomos que se dediquen a la actividad que queremos realizar. Otra forma, como lo mencioné anteriormente, es fijarte en lo que hace tu competencia y cómo se comporta su público al respecto.   O bien,  si ya cuentas con página web o página de facebook, es posible que puedas hacer uso de las herramientas estadísticas que ofrece cada uno de ellos. En el caso de la página web es Google Analytics, la cual te puede dar información muy valiosa sobre el público que visita tu página y al cual puedes dirigir tu publicidad. Si aún no tienes Google Analytics vincúlate ahora.

¿Qué tan grande es tu mercado y qué soluciones están teniendo actualmente? 

¿Es accesible llegar a tu público con tu propuesta?

Especialistas del mercado, dicen que es mejor atacar pequeños nichos para satisfacer ciertas necesidades. Sin embargo, si es tu caso, no hay que dejar de lado las propuestas grandes del mercado. Por ejemplo, Uber entró a un mercado gigante que es transporte personal. AirBnB también entró a la competencia de un mercado enorme que es el de la hotelería. Rappi también entró a una que ya existía que eran las entregas a domicilio. Sin embargo, la diferencia fue que le dieron un giro innovador de acuerdo a las necesidades de los usuarios de hoy en día.

 Entonces, independientemente de cuál sea tu propuesta musical en el mercado, debe contener una segmentación, y un elemento diferenciador que te haga único del resto, que te haga destacar del resto de tu competencia mediante la oportunidades en la necesidad actual de nuestros clientes potenciales. 

Viabilidad económica de la oferta musical.

Una de las partes fundamentales que no hay que dejar de lado,  es el análisis financiero de nuestro proyecto. El tamaño y proyección de nuestro público van muy de la mano con las posibilidades financieras que tenemos en mano. Es por eso que es necesario una buena administración y optimización de recursos para este fin, esto sin dejar de lado la calidad de nuestra propuesta.  Hacer un buen análisis va a  determinar la viabilidad de nuestra oferta.

Vamos por un ejemplo para entender el concepto. 

Un arreglista musical quiere llevar su mercado musical a los alumnos de licenciatura de las carreras en música. Es necesario segmentar el mercado con su elemento diferenciador y cobrar según lo estipulado. Para eso es necesario cubrir varias cosas.

  • Proyección del número de clientes para que nuestra propuesta sea viable.
  • Cantidad de cursos y tiempo necesario para que la propuesta sea viable económicamente.
  • Tamaño de tu audiencia para que las clases no pierdan la calidad deseada y los alumnos puedan aclarar sus dudas.
  • Proyección online del curso.
  • Invitar a nuevos cursos o talleres sobre la temática para aprovechar nuestra experiencia.
  • Hacer descuentos y promociones a los que se inscriban a nuevos cursos.
  • Hacer uso eficiente de las redes sociales y motores de búsqueda. Para ello es necesario dedicar un porcentaje de nuestro presupuesto.
  • Cuántos cursos hay que hacer para que sea rentable la oferta  por período de tiempo. 

Este es tan solo un ejemplo de la proyección financiera de la empresa. Y aunque tu propuesta no sea con fines de lucro, siempre habrá recursos que optimizar y utilizar a tu favor, como el tiempo, material, publicidad, promoción, etc. 

Entonces,  ¿Quién es mi cliente o público potencial?

 

En esta sección vamos a definir concretamente quién es nuestro público potencial en una frase o  párrafo de tal forma que lo tengamos presente en nuestra mente. Piensa en todas esas cualidades que quieres que tenga tu cliente, cómo esperas que reaccione ante tu producto, cómo será el acercamiento que tengas con él o ella. Qué tipo de persona estaría dispuesta a adquirir, enamorarse de lo que tú haces. 

Mediante las herramientas que hemos estado trabajando ya podemos escoger aquellos parámetros para definir nuestro público que siga de cerca nuestras creaciones musicales. 

Vamos por un ejemplo:

El director de una escuela de música tiene una propuesta. Su elemento diferenciador es la experiencia de la metodología que puede brindar una experiencia integral musical a los alumnos. Ha delimitado su mercado a mujeres entre los 25 y 55 años que tengan hijos, que lleven a sus hijos a colegios, que disfruten de vacaciones, que sean activos en la sociedad, que frecuentan clubes deportivos y reuniones. Así como de poder adquisitivo medio alto. 

Define cuál es nuestra propuesta.

Involucra a tu público en lo que amas hacer, y genera una gran experiencia. 

Quiero que pienses ahora en cuál es tu propuesta musical. Tu propuesta no es solamente lo que vas a ofrecer en el mercado, sino también es la función más importante de tu proyecto. Esta propuesta es sobre la que tienen que girar todas las demás actividades que realices para el crecimiento y funcionamiento de tu emprendimiento musical. Puede ser una frase o un párrafo, pero tienes que establecerlo en este momento. Será el motivo por el cual va a generarse todo un sistema de funcionamiento de lo que amas hacer. 

Esta propuesta o función más importante de tu emprendimiento, junto con lo anterior, estará provista de una propuesta de calidad, elementos para que sea rentable (si es el caso), y que contenga una propuesta educativa para tu público. Vamos a poner un ejemplo de frases en este sentido. 

Un ejemplo de concertista de piano puede ser:

“Quiero ofrecer una propuesta innovadora con la música, que haga uso de herramientas audiovisuales y digitales para su implementación y promoción. Quiero generar una propuesta educativa con vídeos en streaming que puedan motivar a miles de jóvenes con ganas de aprender música y piano”

Un ejemplo de compositor:

“Crear música que satisfaga las necesidades de un mercado en su mayoría de la música popular, implementar arreglos novedosos, completos que hagan uso de la orquestación. Esto con la finalidad de llevar una propuesta musical de calidad que sea actual a las generaciones modernas.”

Un ejemplo de  cantautor:

“Crear música de concientización social sobre la situación que vive determinada región del país. Con el fin de promover valores de nuestra cultura mediante una oferta musical de calidad”

Te invito a que comiences a generar tu propia propuesta musical que será la guía para nuestros siguientes pasos. Recuerda que es la función más importante que vas a realizar sobre la cual van a girar todas las demás actividades. 

Sigamos avanzando al siguiente paso.

Una vez definido nuestro elemento diferenciador, de haber segmentado nuestro público, y de haber descrito en un párrafo la función más importante de nuestro proyecto musical, queda la cuestión de cómo acercarnos a él. Está por demás claro que los buenos productos y servicios, por muy buenos que sean, no se venden solos. Podemos citar el IPhone que gasta millones en publicidad, o Amazon que gasta también un porcentaje muy considerable. Y esta será la cuestión que abordaremos más adelante. 

Lo que nos queda ahora es definir nuestros canales de promoción, y difusión. Todo lo relacionado al mundo del marketing digital desde la perspectiva de un músico.

Te invito a seguirme en los siguientes blogs sobre el tema. 


Por Ernesto Tonatiuh.

Director de la Academia de Formación Artística Música Proyecta

 

¿Te gustaría conocer la propuesta musical de las academias de música en Guadalajara? Te invito a que conozcas una de ellas, que son las clases de piano en Guadalajara. ¡Seguro será una experiencia creativa que no olvidarás!

 

La presente nota informa que sobre la obra y/o prestación titulada “¿Para quién tocamos los músicos? Es momento de conocer a tu público.”, registrada
el 30-sep-2020 14:46 UTC con código 2009305488368, en el Registro de Propiedad Intelectual de Safe Creative constan inscritas las siguientes
declaraciones:

A la fecha y hora de emision de esta nota informativa la reserva de derechos que figura en la inscripción de esta obra es: “Creative Commons Attribution
4.0”. La presente nota informativa ha sido emitida el día 30-sep-2020 a las 14:46 UTC a instancia de Ernesto Tonatiuh. Queda prohibida su reproducción parcial o total de esta obra.

Summary
¿Para quién tocamos los músicos? Es momento de conocer a tu público.
Article Name
¿Para quién tocamos los músicos? Es momento de conocer a tu público.
Description
¿Para quién tocamos los músicos? Con este blog descubrirás las formas más eficientes de conocer y llegarle a tu público objetivo.
Author