Cómo vivir de la música: Marketing musical.

¿Amas la música y te gustaría vivir de ella? No es tan complicado como algunas personas piensan. Es posible siempre y cuando implementes una estrategia de marketing musical.

Existen 3 creencias limitantes de los músicos que evitan alcanzar cierto éxito comercial frecuentemente:

  • Es cuestión de suerte
  • Depende exclusivamente del talento
  • Son los contactos

La realidad es que no es así. Si bien todos estos factores son importantes y ayudan a que una persona logre ser exitosa en la industrial musical, no son determinantes.

Existen situaciones meramente fortuitas en las que algunos artistas hicieron un excelente trabajo de marketing musical sin siquiera darse cuenta. Evidentemente en este caso, la suerte jugó un papel fundamental. Pero no puedes sentarte a esperar que las cosas se den solas, ¿cierto?

¿El talento? Por supuesto que ayuda. Sin embargo, la mayoría de los artistas ubicados en el top de Spotify no son precisamente virtuosos. Casi en cualquier género musical existen exponentes con un talento abrumador y otros que realmente uno no se explica cómo llegaron ahí.

Finalmente: contactos. Muchos artistas exitosos provienen de estratos sociales marginados. Tener excelentes contactos no es garantía del éxito. Necesitas trabajar por convencer a esos contactos de cualquier forma.

¿Cómo? Creando una estrategia de marketing musical. Muchas veces cuando la gente piensa en una estrategia de marketing, imagina que se trata de una estrategia meramente de promoción. Engañar o convencer a las personas de que tu música es excelente, a pesar de no serlo. Sin embargo, esto no podría estar más alejado de la realidad. A continuación, te compartimos porqué.

Arma tu marketing mix.

 

La mercadotecnia va más allá de ese concepto en el cual mucha gente la tiene. Se trata de detectar necesidades y estimular el libre intercambio entre el prestador de servicios (en este caso tú) y el mercado. Por tanto, debes preguntarte, ¿qué necesidad como músico puedes cubrir que actualmente no está cubierta? Y entonces estructurar de qué manera piensas configurar tus 4 P’s.

 Producto.

 

Tu producto como músico evidentemente será tu música. Esto, como en cualquier otro negocio, es fundamental. Debes buscar generar productos de excelente calidad que cubran una necesidad puntual. Para eso debes estudiar y entender la música. Sea cual sea el estilo de música que prefieras como artista, debes tener un amplio conocimiento de la disciplina para poder desarrollarla al máximo.

Precio. 

Aquí se trata de establecer el valor que le das a cierto producto o servicio. En este caso, dependerá de cuánto consideras justo cobrar por tus servicios en conciertos o eventos.

Plaza.

¿Dónde piensas distribuir tu música? Quizá por medio de Soundcloud, Spotify, tocar en un café, buscar eventos privados, hace videos para YouTube. Las posibilidades son muchas. Sin embargo, con base en tus otras 3 P’s deberás buscar el canal ideal para ti.

Promoción.

La promoción se conforma de varias herramientas y deberías considerar cada una de ellas. Desarrollaré cada una a continuación:

Publicidad.

La más obvia, ¿cierto? Se trata de presentar tu música y tu marca personal como artista para estimular el consumo de la misma. La manera más eficiente de hacerlo en el mundo de hoy en día por supuesto que son las redes sociales. Esfuérzate en construir una comunidad alrededor de tu marca tanto en Facebook como Instagram. Haz esfuerzos por promover la interacción y prioriza la calidad sobre la cantidad en referencia a cada publicación.

Define tus objetivos:

  • Posicionamiento
  • Crecimiento
  • Mantenimiento
  • Relanzamiento

Luego, define un presupuesto y desarrolla un mensaje que vaya acorde a tu objetivo. Por ejemplo, si apenas estás lanzando tu carrera artística, quizá estás en una fase de posicionamiento. Por tanto, el objetivo principal de tu publicidad será que la gente te conozca, más allá de querer venderles entradas para tu próximo concierto.

Promoción de ventas.

Aquí entra el merchandising. Camisetas, gorras, llaveros, etc. ¿No me crees que funciona? Pregúntale a The Rolling Stones.

Esta herramienta es fundamental para generar una identidad sólida de marca. Ten en cuenta que la música es una parte clave en el proceso de identidad personal. Las personas buscamos ese sentido de pertenencia por medio de la música que consumimos. Considera facilitárselo a tus fans.

Eventos y experiencias.

Diseña experiencias distintas en tus conciertos como parte de tu arte. Ten por seguro que una experiencia memorable es una herramienta infalible de ventas.

Marketing directo.

Considera la posibilidad de armar una base de datos de tus fans. Envía e-mails automatizados por medio de plataformas como Mailchimp para avisarles sobre próximos eventos, ofrecerles descuentos en merchandising o compartirles tu última grabación.

Relaciones públicas.

El objetivo de éstas es mantener una buena imagen de tu marca ante el público. Considera participar en eventos culturales o deportivos en favor de tu comunidad, por ejemplo.

Crea tu marca.

Por último, es importante que desarrolles una marca personal. Debes definirte como artista. ¿Qué esperas que le venga a la cabeza a tus fans cuando piensen en ti? ¿Qué valores y atributos? De esta manera podrás conectar y crear un vínculo más sólido con tu audiencia.

No se trata de generar un personaje que agrade a los demás. Después de todo, esto se sentiría falso y por tanto sería incluso más difícil conectar con las personas. Más bien consiste en resaltar tu ADN. Subrayar esas características que te hacen ser tú y hacer más fácil que tu audiencia las identifique.

El marketing como un medio.

A veces pareciera que el marketing y el arte se contraponen completamente. El arte es una forma libre de expresión, alejada de cualquier atadura de la sociedad. El artista compone para expresarse, no para agradar a los demás.

Por otro lado, está el “frívolo y superficial marketing”. Una disciplina enfocada en engañar a las personas y venderles cosas que no necesitan. Causante de todo lo que está mal en la sociedad y en el mundo.

¿En verdad el mundo se rige por tales dicotomías? ¿Un artista comercial, no es artista? La realidad es que el buen marketing se preocupa por ofrecer productos y servicios que otorgan valor al consumidor de manera eficiente. Implementar una buena estrategia de marketing es el medio para poder vivir de tu pasión: la música.


Por Juan Carlos Cevada

Director de Smart.Ads

 

Visita nuestros últimos posts de la Academia Música Proyecta

Suscríbete y no pierdas nuestras últimas actualizaciones: