¡Mucho más que un pasatiempo! Los beneficios de la música en los niños

Más allá de los efectos del conocido efecto Mozart o la probabilidad de convertirse en un nuevo Vivaldi, los niños pueden obtener grandes frutos de la música. En nuestro blog anterior, te hablamos de la importancia de la música en la educación y cómo puede favorecer el rendimiento académico de tus hijos. En esta nueva entrada, ahondaremos más en los beneficios de la música en los niños.

Es algo más que sólo ruidos melódicos

Introducir a los niños  desde una edad temprana al estudio de una actividad artística tal como la música, le permitirá potenciar diferentes áreas de desarrollo. Puede favorecer diferentes elementos como el plano cognitivo, el factor emocional y socioemocional, y su capacidad de atención o de retener información. Esto no quiere decir que un adulto no pueda sacar el mayor provecho posible de la música si comienza su estudio a una edad más avanzada. Pero los estudios realizados desde diferentes áreas muestran que los beneficios de la música en los niños son adquiridos mejor cuando se inicia en una edad temprana.

¿Ya conoces el nuevo centro de estimulación temprana en Guadalajara?

Hacer música es una tarea más compleja que sólo rasgar cuerdas o aplicar la voz en melodías, pues implica poner en práctica una serie de diferentes habilidades. Diversas investigaciones se han centrado en medir la influencia y los beneficios de la música en los niños, así como en el ser humano en general. Se han obtenido diversos resultados que muestran que la música implica una serie de beneficios en diferentes ámbitos. No es que Mozart haga a los niños más inteligentes por sí mismo, pero sí ayuda a estimular varias habilidades que, cuando son integradas, le permiten mejorar su desarrollo.

 

La vida tiene su propia banda sonora y cuenta con su propia música ambiental, por lo que no es de extrañar que desde niños seamos fácilmente atraídos a los sonidos. Sin embargo, aprender a tocar un instrumento es mucho más beneficioso que solo escuchar la música, ya que activa más zonas del cerebro a la vez. Un niño que es capaz de leer música desarrolla habilidades que estimulan a los lóbulos parietal y  occipital, entre otros. Esto debido a que tiene que estar consciente del punto en que se encuentra, así como anticipar sus próximas digitaciones, mientras coordina diferentes movimientos.

Beneficios de la música en los niños.

La música puede captar la atención de una forma efectiva, evitando así distracciones con otros estímulos negativos. Permite acceder a funciones del cerebro que se encargan de procesar la memoria, como decodificar grafías (es decir, leer las notas musicales y el pentagrama) así como almacenar términos técnicos. Entre estos últimos, el estímulo se encuentra a modo de terminología, definiciones, significados musicales, sintaxis y la habilidad de repetir patrones de movimiento incluso inconscientemente. También ayuda a modular las actividades cerebrales que intervienen en la generación y modulación de las emociones.

La importancia de la música en la educación.

Los niños que aprenden a leer e interpretar música tienen un mejor desarrollo en su sistema de atención. Esto, consecuentemente, le beneficiará en diferentes áreas de oportunidad, mucho más que a los niños que no ejercitan estas artísticas. Asimismo, la música funciona como un medio de comunicación, lo cual le permite al niño estimular habilidades de comunicación verbal y no verbal. Por esto, la música ha sido utilizada como una herramienta terapéutica (musicoterapia); entre otras cosas, para ayudar a entender intenciones, deseos e incluso los sistemas de creencias de los músicos. Esto significa que favorece las habilidades interpersonales del alumno.

 

Una correcta formación musical también ayudará al alumno a desarrollar su capacidad de percepción de su entorno al trabajar sus habilidades auditivas. Esto le ayudará no sólo en el estudio de la música sino a otras herramientas como la comprensión del lenguaje y al procesar sus emociones. La música activa en el cerebro las áreas que se encargan de la audición y la motricidad, auspiciando su capacidad de comprensión y aprendizaje. En síntesis, los beneficios de la música en los niños son que propicia la actividad neuronal relacionada con la memoria, procesamiento auditivo, relaciones interpersonales y habilidades de lenguaje.

Estudiar música potenciará las habilidades de tu niño.

Diferentes estudios indican que el cerebro de un músico (o cualquier persona que trabaje con herramientas musicales) funciona diferente al de aquellos que no se involucran en la música. Robert Zatorre, profesor en el Instituto Neurológico de Montreal, declara que tanto escuchar, como practicar o producir música involucra todas las funciones cognitivas humanas. Incluso desde las tareas más sencillas como tararear o silbar una canción conocida, se requiere congregar muchos mecanismos complejos. Como ya lo mencionamos, estos son mecanismos auditivos, de atención, evocación de recuerdos motrices y técnicos, integración de emociones, etcétera.

Estimulación Temprana.

Las academias de música y los centros de educación musical formal tienen planes de estudio que priorizan el aprendizaje de la técnica y la teoría musical. Sin embargo, aun así es de gran importancia el trabajo que se realiza en ellos ya que permiten trabajar ordenadamente en el desarrollo de los procesos cognitivos de los niños. También ayuda a equilibrar los factores emocionales y el aprendizaje autorregulado. La autorregulación es una parte del proceso de aprendizaje que permite que los estudiantes controlen sus procesos de estudio así como los elementos emocionales que influyen en su aprendizaje. Para ello, el alumno debe tener herramientas de autocontrol y para regular sus propias emociones.

 La teoría de Howard Gardner sobre los beneficios de la música.

La teoría de las inteligencias múltiples de Howard Gardner afirma que la música influye en el desarrollo del ser humano. Estructura su forma de pensar y trabajar ayudando así en el aprendizaje de otras ciencias duras, lenguaje y habilidades espaciales. Todo esto demuestra que los beneficios de la música en los niños ascienden cuando hay una correcta instrucción musical, que se relaciona con otras capacidades intelectuales. Iniciar la formación musical desde una edad temprana permite tener una mayor ventana de oportunidad para que su práctica refuerce diferentes aspectos intelectuales.

Una formación musical adecuada con los profesionales indicados ayudará a mejorar el autoestima, criterio, la disciplina y la creatividad de los niños. Recordar, también, que el acompañamiento y apoyo de la familia es siempre indispensable para que los niños tengan mayores probabilidades de apreciar, valorar y llegar a amar sus clases de música.


Por Renata Palomo Lara

Creadora de Contenidos Artísticos.

 

Bibliografía

  1. Fradera, J. J. (2021). La música en los procesos educativos. Herramienta fundamental para favorecer el aprendizaje en la formación y el desarrollo integral del alumno. En La educación musical en el nivel básico en México(232-250). México: UNAM.
  2. Casas, M. V. (2001). ¿Por qué los niños deben aprender música?. Colombia Médica, 32 nº4, 197-204. Consultado en: https://www.redalyc.org/pdf/283/28332408.pdf
  3. Zatorre, R. Music, the food of neuroscience?. Nature 434, 312–315 (2005). https://doi.org/10.1038/434312a

Foto de Elmer Cañas en Unsplash

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *