El violinista que vendió su alma al diablo.

Sí, no es mentira. Existió un violinista, que por el dominio excepcional de su instrumento, se creyó que había hecho un pacto con el diablo. Motivo que le impidió recibir cristiana sepultura al momento de su muerte.

Se considera como el más grande violinista que jamás haya existido. Su violín fue objeto de seducción de los más grandes escenarios europeos, así como la fuente de inspiración de toda una generación de románticos. Liszt, Schumann, Chopin, Brhams, Rachmaninoff, entre otros, hicieron honor a su música con dedicaciones en su nombre. Y en sí,  todo el siglo XIX estuvo impregnado por los desarrollos técnicos de su violín, aplicados al virtuosismo en todos los instrumentos musicales.  

Leyendas e historias se hablaron en Europa de su legendaria técnica al violín. Hoy en día, a pesar de las grandes proezas de muchos intérpretes, muy pocos violinistas han alcanzado a tocar con éxito sus obras como tal cual las escribió. Su nombre quedará plasmado como el más grande virtuoso de la historia con el sello distintivo del espíritu del genio romántico.  Nicolo Paganini

En este post, me gustaría explorar la vida de este enigmático violinista desde el punto de vista anecdótico y especulativo. Muchos de sus datos biográficos han sido corroborados en varios libros con autores reconocidos. Pero, la vida de Paganini siempre nos deja una ventana abierta al misticismo de uno de los violinistas más enigmáticos que haya existido. 

La inspiración de la generación romántica.

Inicios musicales en Italia.

Paganini comenzó a tomar clases de violín a muy temprana edad en su natal Génova, Italia. A los nueve años, hizo una gira por varias ciudades italianas, sin embargo, fue hasta sus dieciséis años que fue considerado un verdadero virtuoso del violín

De 1805 a 1813 fue director musical en la corte de María Anna Elisa Bacciocchi, hermana de Napoleón, con quien se rumora que pudo haber tenido amoríos.  Posteriormente, se dedicó a viajar como virtuoso del violín por las principales ciudades de Europa. 

El violinista de inigualable técnica.

Paganini fue la fuente de inspiración de los más grandes compositores de su tiempo. “La Campanella” y el “Capricho 24”, fueron objeto de estudio para muchos compositores, entre los que cabe mencionar a Franz Liszt, Robert Schumann, Johannes Brahms, Sergei Rachmaninoff, Witold Lutoslawski. Quienes escribieron conocidas variaciones sobre estos temas, las cuales detallo su nombre en este artículo. 

Anécdotas

El violinista poseído. 

Debido a su inigualable técnica, la fama de Paganini de estar poseído con alguna entidad demoníaca le persiguió hasta su lecho de muerte.

Al momento de su muerte, el obispo de Niza,  le negó la cristiana sepultura. Esto debido a que Paganini se negó a recibir la extremaunción unos días previos, con el pretexto de que aún no llegaba su hora. Debido a esto, estuvo embalsamado en el sótano de su hijo por dos meses, siendo enterrado más tarde en Lazareto de Villefranche, y posteriormente en el cementerio de Parma, Italia. 

Un sueño diabólico.

La madre de Paganini, tuvo un sueño cuando su hijo tenía 5 años, en el que el mismísimo diablo le comunicaba que su hijo sería un gran violinista. Por esta razón, su padre le puso a estudiar violín por horas interminables encerrado en el sótano de su casa. 

Más adelante en su vida, comentaba que él mismo había hecho un pacto con el diablo. Y aseguraba que esa era la razón de su inigualable virtuosismo. 

Apariencia cadavérica.

Con abrigos deshilachados y pantalones negros, Paganini siempre fue fiel a su forma de vestir a pesar de su fortuna. Sus contemporáneos lo describen como un ser cadavérico, de rasgos afilados con una prominente nariz. 

Más tarde en su vida, tomaba un medicamento de mercurio debido a la sífilis que lo aquejaba por varios años. Esto le hizo perder varios dientes, y adelgazar considerablemente por múltiples molestias estomacales que sufría. 

Con tan solo una cuerda en su violín. 

En sus conciertos solía hacer espectáculos de tocar obras musicales en su violín solo con una cuerda. Hay quienes dicen que durante una presentación se le rompieron tres de las cuatro cuerdas de su violín, y a pesar de ello, terminó con éxito su concierto.

Gran atracción por las mujeres. 

Paganini tenía afición por el juego y la bebida, tanto que llegó a arriesgar su propio violín en varias ocasiones. A pesar de ello, y de su aspecto descuidado, tuvo un gran éxito con las mujeres, tanto que llegó a tener sus haberes sentimentales con una hermana de Napoleón.

¿Tacaño?

Una noche, después de un concierto, Paganini pidió un coche de caballos para que lo llevara a su hotel.

Cuando llegaron a su punto de destino, el cochero le dijo que serían 5 florines por el traslado. Paganini, sorprendido le respondió -¡Cinco florines! ¡Debe estar bromeando, este trayecto suele costar solo un florín!

El cochero, un tanto indignado le respondió, -pero señor, usted gana cincuenta mil florines por tocar algunas notas sobre una cuerda, no debe ser nada para usted pagar solo 5 florines-.

Paganini, le respondió. -Cuando usted sea capaz de conducir su coche con una sola rueda, yo le pagaré lo que usted me pide-. Y con esa resolución el gran maestro le pagó solo un florín, y se fue caminando a su hotel. 

Violines.

Durante su vida, llegó a poseer cinco violines, dos Stradivarius, dos Amati, y un Guarnerius. Este último era su favorito, y era  llamado Il Cannone.

Para descubrir más sobre la vida de Paganini, te invito a leer más sobre su biografía en este siguiente enlace.

Obras

La mayoría de las obras de Paganini están escritas para violín solo, siendo este su instrumento principal. Sin embargo, también cuenta con mucha música de cámara y música de  concierto para su instrumento, de una gran complejidad técnica y expresiva.

Obras sobresalientes.

  1. Los 24 Caprichos para violín solo. En los que Paganini explora diversas técnicas del violín a manera de estudios. 
  2. 5 Conciertos para violín y orquesta. 

Obras inspiradas en él.

Como pudimos apreciar en “La inspiración romántica”, Paganini fue objeto de admiración y estudio por parte de sus seguidores. A continuación, enumero algunas de ellas, mismas que son interpretadas de manera habitual en el repertorio clásico. 

  1. “6 Sonatas dedicadas a Paganini” para violín solo, de Julián Carrillo.
  2. Seis Grandes Études de Paganini, para piano solo, donde se incluyen los arreglos de 5 Caprichos. Uno de ellos es la famosa “Campanella”. De Franz Liszt. 
  3. Estudios sobre los Caprichos de Paganini y un movimiento de su famoso Carnaval, lleva el nombre también de Paganini. De Robert Schumann.
  4. El Capricho No. 24, ha sido la base de variaciones muy importantes como “Variaciones sobre un tema de Paganini”, de Brahms. Y la “Rapsodia sobre un tema de Paganini”, de Rachmaninoff. 

¿Te gustaría tomar clases de violín en Guadalajara? Te invitamos a que visites nuestros programas musicales

Por Ernesto Tonatiuh

Director de la Academia Música Proyecta