Vivir de la música. ¡Tienes que estar bromeando!

Quiero que imagines por un momento, cómo sería tu vida si no tuvieras ningún impedimento para hacer lo que más amas hacer. Piensa que no tienes presiones de ningún tipo que influyan sobre ti: familiares, económicas o sentimentales. Más aún, imagina también que en este preciso momento supieras la fecha de caducidad de tu vida. Si bien, tu tiempo en este mundo puede durar un breve período, o augurar una larga y longeva vida.

Ahora, si todo esto estuviera resuelto para ti, ¿seguirías haciendo las actividades de tu rutina diaria? O quizá, emprenderías ese viaje con la aventura de hacer aquello que no te deja dormir. Si es el caso, entonces ¿te has planteado alguna vez la posibilidad de vivir de la música?

Si es tu caso que la música ha formado parte esencial de ti, de tu vida, de tu expresión, y estás pensando seriamente en dedicarte a ella, quiero decirte que vas por el camino correcto.  La música es uno de esos emprendimientos que se construyen  de las experiencias de toda una vida. La esfera musical representa un cúmulo de sucesos, relaciones, emprendimientos y horizontes. Esto es, muchos amigos, conciertos, maestros, trabajos, y relaciones artísticas.

Tu vocación musical

La música es una vocación y una profesión a la vez. Esto quiere decir, que no comienza en la escuela de música, sino con una inquietud incesante que te empuja a aprender y a descubrir todo el tiempo. Es una carrera muy distinta a todas las demás, ya que te acompaña toda la vida, te envuelve en todos los sentidos y se convierte en tu quehacer constante.

La música es una actividad que te define, te ayuda a expresarte, y a trabajar en tu persona a través del arte. Tu personalidad se ve reflejada en la música que creas, y en la música que creas se ve el reflejo de tu persona.

Si la música forma parte de ti, es indispensable no dejarla ir de tu vida. Abrázala y haz que se convierta en tu trabajo diario. Aquel que desarrollas con tu energía e iniciativa y le haces sacar el máximo provecho.

Un modelo para vivir de la música. 

Ahora, si la música se convierte en tu forma de vida, es importante sentar las bases para hacer de ella un modelo de trabajo rentable, para compensar toda esa energía y tiempo. En otras palabras, la música se puede convertir en un modelo económico útil, mediante el desarrollo de proyectos que generen valor a nuestra sociedad. Y haciendo esto, maximizar, diversificar y proyectar nuestras ganancias de nuestra labor musical.

Es por eso que este post va dedicado a las y los jóvenes que están por empezar su camino en la música, o ya tomaron esa decisión. Para que todo su contenido les sea de utilidad a lo largo de su carrera en relación con su proyección artística, en diversificar sus fuentes de ingresos, generar activos de propiedad intelectual, hacer a la tecnología el centro de su creación, y en sí, crear proyectos artísticos rentables que beneficien a toda una sociedad con la que se identifican.

Te invito a leer, “Cómo vivir de la música: Marketing musical”

Vamos alimentando tu idea musical. 

Para comenzar nuestro viaje, me gustaría que nos reconozcamos como los artistas que somos. Que nos veamos en el espejo y digamos, ¡Yo soy un artista! Y a la par preguntarte, ¿cómo te nació esta idea de ser músico?, ¿cómo te enamoraste de la música?. Bien pudo haber sido por algún concierto al que asististe, o tienes algún familiar que sea músico. Las opciones pueden ser muy variadas, sin embargo, es importante analizar cómo fue tu acceso a este arte.

Este primer acercamiento nos ayuda a reconocer los fundamentos y pilares en los que se construye nuestra decisión musical. Y una vez definido esto,  posteriormente vamos responder a las preguntas ¿por qué decidí ser músico? y ¿para qué?

Aquí viene la parte interesante. La construcción de tus ideas y fundamentos musicales preferentemente tienen que estar dirigidas hacia ti mismo, hacia lo que la música representa para ti, lo que te hace sentir, lo que puedes comunicar a los demás, y lo que puedes desarrollar como creador y como persona.

Por otro lado, hay motivos y razones que se basan en el exterior, en la superficie, en cuestiones que son una consecuencia de tus actos. Estas últimas las podemos redefinir o cambiar como veremos a continuación. Lo explico con los siguientes ejemplos.

Motivos a redefinir o cambiar. 

Decido ser músico porque:

  1. Quiero ser famoso.
  2. Deseo tener muchos/ muchas fans.
  3. Necesito ser aceptado y respetado por mi arte.
  4. Quiero demostrar a la gente quién soy y lo que valgo.
  5. Tengo la necesidad validarme ante mis maestros y padres para demostrar que puedo.
  6. Obtengo otro tipo de validación ante amigos, o relaciones sentimentales.
  7. Necesito aceptación.

Como podemos ver. Si nosotros nos hacemos las preguntas ¿por qué? y ¿para qué? a las cuestiones anteriores,  nos pueden llevar a cuestiones externas a nuestra persona que nos hacen validarnos frente a otra gente. Por ejemplo, “quiero ser famoso”. Para esto, es importante preguntarse varias veces “¿por qué?”

  • ¿Por qué quiero ser famoso?
  • “Para tener muchos seguidores”
  • ¿Por qué quieres tener muchos seguidores”
  • “Para que mucha gente disfrute de mi música”
  • ¿Por qué quieres que mucha gente disfrute de tu música?
  • “Para que se identifiquen con lo que yo siento”
  • ¿Por qué quieres que la gente se identifique con lo que sientes?

Puede haber muchas combinaciones a las cuestiones anteriores. Si sientes que es tu caso, no te preocupes. Siempre que tu valía como artista no depende de las demás personas vas por buen camino. Ahora te invito a revisar los siguientes motivos.

Motivos deseables.

Si algo quisiera que guardaras en tu mente con la lectura de este blog es lo que voy a mencionar a continuación.  Piensa en estos rasgos que te voy a mencionar a lo largo de tu carrera musical. Tienes que pensar que tú eres el motivo y la razón  más importante para tus decisiones artísticas,  y que todo tu desarrollo será para ti mismo y para tu mejoramiento personal. Lo demás, proyectos, dinero, fama, se podrá fundamentar en tus decisiones personales.

  1. Con la música me expreso y quiero saber más opciones y técnicas para expresarme
  2. Con la música defino mis sentimientos: lo que pasa en vida tanto bueno como malo, lo defino con mi música.
  3.  Genero proyectos que difundan mi música y ayuden a la gente.
  4.  Mis proyectos son rentables para vivir de mi música.
  5.  Cubro una necesidad en el mercado que ayude a la gente de manera educativa.
  6.  Compongo música novedosa y nueva para las futuras generaciones.
  7.  La música es para mí y para mi desarrollo personal.
  8. Quiero ver mi reflejo en la música y trabajar mi persona mediante el arte.

Piensa por un momento estas frases anteriores. Haz una lista respondiendo a las preguntas ¿por qué? y ¿para qué? siete veces. Sí, siete veces para encontrar la verdadera motivación y razón de tu decisión por seguir y emprender una carrera musical.

¡Haz la prueba!

Paradigmas sociales de la música

Existen en nuestro entorno inmediato, paradigmas o creencias que nos hacen disuadir un poco nuestras decisiones sobre estudiar música. Familiares, amigos y compañeros cercanos pueden sentir que tu decisión musical no está bien encaminada por el contexto socioeconómico y cultural que se vive en tu país de origen. Muchas de estas ideas no tienen un fundamento claro y se basan solo en creencias. Y más aún, a los músicos verdaderamente nos irritan este tipo de frases. Estas pueden ser:

  1. ¿Cómo te vas a mantener?
  2. ¿La música es una carrera normal?
  3. ¿Además de música no estudias otra carrera?
  4. Te vas a morir de hambre.
  5. Los músicos son gente muy informal.
  6. Oye, ¿y cuántos instrumentos tocas?
  7. ¿Te sabes las mañanitas? ¡Toca!
  8. ¿Tocas gratis por promoción?

El reto, no es solamente superar estos obstáculos, que en muchas ocasiones pueden ser cruciales en la vida de un jóven músico. Sino, también, como mencioné anteriormente, hacen tambalear tus motivos y razones musicales.

Tener un círculo artístico fuerte de amigos y maestros, hará que tu motivación, tus razones, y tus decisiones se mantengan firmes para que salgas adelante con tus ideas.

Pero ahora sí, vamos entrando en materia…

Mi propósito musical contigo. 

A lo largo de una serie de artículos, me gustaría invitarte a que juntos podamos descubrir cómo crear proyectos musicales rentables de calidad, generar ingresos de diversas fuentes del ámbito musical, así como maximizarlos y optimizarlos mediante la creación de activos de propiedad intelectual. Esto, mediante el uso de la tecnología como centro de nuestra promoción, difusión y creación musical.

Para esto, vamos a explorar un poco las posibilidades que tiene un músico para adaptar su propuesta de trabajo en su campo laboral. Y también, desmentir un poco el sistema de creencias que existe sobre los proyectos musicales.

El panorama musical y su paleta de opciones. 

A lo largo de esta serie, estaremos analizando todas las posibilidades que ofrece el mundo musical. La multiplicidad de alternativas, los nichos de mercado así como la rentabilidad de las opciones que ofrece el mismo. Y en su conjunto, elaborar las estrategias para abordar de manera efectiva tu propio proyecto musical.

En la esfera musical, existen una serie de nichos de oportunidad que nos van a ofrecer una multiplicidad de caminos en la música. Muchos de ellos van orientados a nuestra personalidad, gustos, capacidades y perspectivas.

Nichos de oportunidad para vivir de la música.

  1. Docencia musical.
  2. Concertismo.
  3. Management.
  4. Edición.
  5. Producción/ Autoproducción.
  6. Composición /Arreglos.
  7. Organización de conciertos.
  8. Renta e instalación de equipo de audio.
  9. Derechos de autor.
  10. Grabación.
  11. Distribución.
  12. Marketing.
  13. Marketing de contenidos.
  14. Merchandising.

Cada uno de estos campos de trabajo contienen diversas actividades y variantes dependiendo del giro económico en el que te encuentres. Para cada uno de ellos, es importante crear una comunidad de la que puedas aprender y que sean partícipes de tus ideas y proyectos. Y a proyectos me refiero a lo siguiente.

La necesidad ¡urgente! de proyectos rentables en la música. 

 

Esto es un punto muy importante y a la vez delicado. ¿Quién tiene que enseñar a los jóvenes a generar proyectos rentables en la música? Los maestros en las escuelas de música. Digo, siendo uno de los puntos más importantes, sería una materia crucial para cursar en cualquier universidad o institución. Y aunque los alumnos lleven una materia similar,  la generación de proyectos no puede ser algo estandarizado, o encasillado en una fórmula. Más bien, funcionaría como un incentivo y motivación que se le puede dar al alumno por sí mismo a encontrar un área de oportunidad en el mercado.

El tema de las escuelas de música lo vamos a abordar más adelante en próximas secciones. Aún así, cabe recalcar que en las escuelas hay excelentes maestros de música que orientan a sus alumnos a buscar nuevos horizontes con la música, sin embargo muchas veces el sistema no cuenta con incentivos para la generación de proyectos independientes.

A lo largo de mi carrera como maestro universitario, me he percatado de la falta de proyectos rentables dentro de la música que hagan uso de las herramientas tecnológicas para su difusión, distribución y alcance. Muchas veces son buenos proyectos que no encuentran salida, o en ocasiones, son malos proyectos por falta de una planeación objetiva de negocio.

Otras veces, los alumnos se encuentran envueltos en tareas y estudio de su instrumento pensando que eventualmente llegará una buena oportunidad de trabajo si uno estudia bien y saca buenas calificaciones. Cuando la realidad es muy distinta al momento de ejercer su profesión fuera del aula.

En el círculo musical existen varias creencias o acepciones sobre los proyectos y la cultura en nuestro país. ¿Te suena o te es familiar alguna de las siguientes?

Creencias comunes por falta de proyectos rentables en música. 

  1. Se ha recortado el presupuesto a cultura.
  2. Al Estado no le importa la cultura.
  3. La sociedad no es culta en mi país de origen.
  4. La gente no valora lo que hago.
  5. No hay espacios para presentarse en concierto.
  6. Las becas las reciben muy pocas personas.
  7. En otros países se apoya más el arte y la cultura.

Te sorpendería saber cuánto gastan los gobiernos europeos en servicios culturales. En la mayoría de los países, el porcentaje de gasto del PIB es menor al 1%. (Estadísticas del 2018)

¿Y si cambiamos esas creencias?

El artista debe aportar valor a la sociedad de la cual pertenece. A su vez, el artista debe generar proyectos educativos que cultiven a esa misma sociedad, que cubran una necesidad en el mercado, y por último, establecer un valor económico de su actividad.

  1. La sociedad no consume mi propuesta musical porque no he generado una necesidad en el mercado.
  2. Pensamos que el público no es culto en nuestro país de origen,  porque no hemos aportado el valor suficiente con nuestro proyectos musicales.
  3. Si nos pagan poco por nuestra actividad, es porque no hemos establecido el valor de lo que hacemos.
  4. El Estado no debe definir la totalidad del valor de tu propuesta artística.
  5. El presupuesto de cultura es mínimo en casi todos los países del orbe.

Hay que recordar que nuestra oferta musical  tiene que tomar los siguientes puntos.

  1. Satisfacer una necesidad del mercado
  2. Tener gran calidad y profesionalismo
  3. Generar proyectos que beneficien a la gente.
  4. Crear una comunidad.
  5. Establecer una labor pedagógica para las generaciones futuras.

Sí, es responsabilidad del estado crear la infraestructura para el desarrollo de las artes, pero mientras eso pasa ¿qué vas a hacer? ¿qué le vas a ofrecer a la sociedad? O, ¿vas a esperar meses o años para tener un incentivo económico por parte del gobierno?

El músico nunca ha sido el típico creador que crea bajo la sombra de una vela. Si observamos las vidas de Mozart, Beethoven, Rossini, Wagner, eran personas que verdaderamente sabían promover sus obras a cosa de su misma  vida. Yo nunca he creído lo contrario.

Así que…

¡Felicidades!

Si llegaste hasta aquí, es porque te interesa conocer más sobre cómo vivir de la música.  En el presente blog definimos los fundamentos y pilares de tu decisión musical. Revisamos un poco el panorama de la creación artística y vimos la necesidad urgente de crear proyectos musicales rentables y de calidad. Esto también, mediante la puesta sobre la mesa de diversas creencias o acepciones sobre nuestra actividad. Muy debatibles todas ellas.

Quiero invitarte a que a lo largo de mis blogs estemos analizando las oportunidades que ofrece estudiar una carrera musical. Desde el aspecto técnico de la música, hasta sus canales de difusión, marketing y todo lo que envuelve a la esfera musical.

Sigue de cerca los siguientes posts que estaré publicando sobre el tema.

¡Hasta pronto!

De las escuelas de música en Guadalajara, me gustaría que conocieras la nuestra. Te invitamos a descrubrir una experiencia creativa musical con nuestra oferta musical. Contamos con cursos de música en Guadalajara y clases de música en Guadalajara.


Ernesto Tonatiuh

Director de la Academia de Formación Artística Música Proyecta.

Aviso importante:

La presente nota informa que sobre la obra y/o prestación titulada “Capítulo 1. Vivir de la música. ¡Tienes que estar bromeando!”, registrada el 26-ago-2020 18:34 UTC con código 2008265132786, en el Registro de Propiedad Intelectual de Safe Creative. Queda expresamente prohibida la reproducción total o parcial de este website sin el permiso expreso y por escrito de su autor.